Curan el daltonismo en Monos Ardilla

ARTÍCULO CON DOCUMENTAL

Un equipo de científicos estadounidenses podría estar cerca de conseguir una cura para el daltonismo, según un estudio publicado hoy  en Nature. A través de terapia genética, investigadores de la Universidad de Washington lograron restaurar la visión de todos los colores en monos adultos que nacieron sin la habilidad de distinguir entre el rojo y el verde. Los expertos aseguran que el mismo tratamiento podría funcionar en humanos. Además, esta investigación también podría tener potencial en el tratamiento de otro tipo de desórdenes visuales, incluyendo la degeneración macular relacionada con la edad.

mono daltonico


El profesor Jay Neitz y su equipo consiguieron su objetivo introduciendo genes terapéuticos en las células de la parte trasera del ojo de un mono adulto macho. Esos genes contenían el código de ADN necesario para distinguir los colores.

La terapia resulto ser todo un éxito, ya que tras la intervención los monos tratados pudieron señalar correctamente las formas rojas que aparecían en fondos verdes.

Winfried Amoaku, experto en oftalmología de la Universidad de Nottingham, ha valorado que esta investigación podría beneficiar aproximadamente al 7% de los hombres y el 1% de las mujeres que nacen con problemas de vista. 

 

Monos daltónicos desde el nacimiento se pueden curar cuando son adultos gracias al uso de la terapia génica. Se pensaba que era imposible lograrlo. Reactivar genéticamente la expresión de ciertos fotopigmentos en la retina en la edad adulta se pensaba que no lograría curar el daltonismo, ya que se requeriría la reconexión neuronal de los sistemas de interpretación cerebral de la información visual. Sin embargo, sorprendentemente no es así. Monos ardilla con un genoma defectuoso que no permite el desarrollo temprano de ciertos fotopigmentos en sus ojos (que les hace no poder distinguir entre colores rojos y verdes) se han curado “milagrosamente” gracias a una terapia génica sin necesidad de reprogramación cerebral alguna. Aunque todavía está muy lejos la aplicación de este estudio a humanos, abre una nueva vía que se pensaba que era un callejón sin salida. Habrá que explorarla en más detalle. Nos lo contaron en muchos medios y blogs, como en “Una terapia génica permite ver la vida en colores,” SINC, 16 septiembre 2009, y en Manuel, “Un gen humano cura el daltonismo en los monos,” La Ciencia y sus Demonios, 17 septiembre 2009, cuando el artículo apareció online en Nature, pero hoy se publica definitivamente en Katherine Mancuso et al., “Gene therapy for red–green colour blindness in adult primates,” Nature 461: 784-787, 8 october 2009, con un magnífico comentario de Robert Shapley, “Vision: Gene therapy in colour,” News and Views, Nature 461: 737-739, 8 October 2009. Para mí este artículo es importante porque muestra que el cerebro es capaz de reconectarse completamente cuando recibe información nueva, incluso cuando se ha superado el periodo crítico de plasticidad y desarrollo de los primeros días de vida. 

Mancuso et al. han inyectado un virus que porta un gen para la expresión del fotopigmento faltante en la retina de un adulto (macho) daltónico (dicromático). Lo sorprendente es que 20 semanas más tarde el nuevo fotopigmento se ha expresado en los fotorreceptores de los conos y el cerebro de dichos monos ha adquirido la capacidad para ver tricromáticamente. Parece magia pero es la expresión viva de la magia de la terapia génica.

El hallazgo comenzó a gestarse hace 10 años, cuando el profesor Neitz y su mujer, profesora de Oftalmología, empezaron a entrenar a Dalton y Sam, los dos monos ardilla a los que han curado el daltonismo. Ambos primates aprendieron un test de colores, similar al que se utiliza en las escuelas infantiles de todo el mundo para que los niños aprendan los tonos. El test se empleó antes y después del tratamiento. Sólo después, Dalton y Sam lograron distinguir entre el rojo y el verde. La inyección de genes correctores logró que la retina de los monos fabricara una sustancia llamada opsina, implicada en la fabricación de ciertos pigmentos visuales con los que se puede distinguir entre el rojo y el verde.

La estrategia funcionó cinco semanas después del tratamiento, afirman los investigadores. Aunque, en realidad, les llevó más de un año y medio comprobar con el test de colores las nuevas habilidades que habían adquirido los monos. Los investigadores aseguran que no tienen ninguna duda de que los animales tratados identificaban desde las primeras semanas los colores que habían sido invisibles para ellos hasta ese momento 

Será aplicable a humanos. El tricromatismo en humanos es algo más complejo que en los monos pero el funcionamiento general es el mismo, lo que apunta a que esta investigación pueda llegar a tener en un futuro aplicaciones clínicas. Futuro lejano, ya que la terapia génica genera muchos recelos debido a sus implicaciones bioéticas.

Un test con premio

Los investigadores enseñaron a los primates a usar un test para diagnosticar problemas de visión en humanos. Consiste en una pantalla en la que se ven círculos de color rojo o verde rodeados por otros de un tono diferente. La versión para monos incluía también una especie de abrevadero bajo el monitor. Cuando los animales realizaban bien una tarea, recibían un premio en forma de zumo. Cuando la realizaban mal, tenían que esperar un tiempo de penalización hasta la siguiente prueba.

Una vez adiestrados los monos, Hauswirth y su equipo inyectaron en su retina el gen de la opsina, el pigmento fotosensible que permite a los conos (células especializadas del ojo) de humanos y otros primates ver el color rojo y el verde.

Tras la inyección, los monos se comportaron igual durante cinco semanas, hasta que su percepción cambió de forma brusca. “Fue como si se despertaran y vieran todos los colores por primera vez”, explica el oftalmólogo de la Universidad de Washington Jay Neizt, otro de los autores del estudio. “Era incuestionable que veían colores para los que hasta entonces habían sido ciegos”, detalla. Explica que, desde entonces, Dalton y Sam llevan ya dos años viendo en colores.

“Aún hay preguntas sin responder sobre la seguridad de esta técnica, pero en estos monos no hubo efectos negativos“, comenta el psicólogo de la Universidad de California Gerald Jacobs, que no participó en el estudio.

Los autores mantienen que esta técnica podría usarse en humanos para curar la ceguera a los colores y enfermedades hereditarias más serias. Hauswirth ya está aplicando una terapia similar a la que usó con los monos en un ensayo clínico para tratar la amaurosis congénita de Leber, una rara enfermedad hereditaria de la retina que causa ceguera en niños. Sin embargo, la técnica tiene aún que superar los escollos en los que se han estrellado otros ensayos debido a que, en muchos casos, los genes introducidos causan una fuerte reacción inmune.

 

El video original lo puedes visionar en la pagina : http://www.dailymotion.com/video/x9oxg7_daltonismo-terapia-genica_school 

 


Fragmentos extraidos de :

 

http://francisthemulenews.wordpress.com/2009/10/08/la-terapia-genica-permite-curar-el-daltonismo-en-monos-gracias-a-la-plasticidad-del-cerebro-adulto/

http://www.consumer.es/web/es/salud/2009/09/17/188061.php

http://www.muyinteresante.es/curan-el-daltonismo-en-monos

http://www.publico.es/252566



Los comentarios están cerrados.