La maquina de pintar nubes

Ruedan una pelicula ambientada en el Bilbao del año 1974 sobre un pintor Daltonico y sus problemas para pintar.

Patxo Tellería y Aitor Mazo debutan en la dirección recreando el Bilbao de 1974

‘La máquina de pintar nubes’ se rueda en los pabellones de Zorrozaurre

Las trayectorias profesionales de Patxo Tellería, autor de teatro, actor, guionista de televisión, y del actor Aitor Mazo se han cruzado muchas veces a lo largo de sus carreras. Hace cuatro años escribieron a cuatro manos el guión de una película sobre el viaje iniciático de un chaval que quería ser artista, con el que consiguieron ganar un concurso convocado por Televisión Española. Ahora debutan en la dirección de largometrajes rodando aquella historia que escribieron juntos, ambientada en el Bilbao de 1974.

La máquina de pintar nubes cuenta las circunstancias que rodean la vida de Asier, un adolescente que interpreta el actor Bingen Elorza. Asier lucha por ser artista a pesar de que todo está en su contra. Es daltónico, su padre no le apoya, y vive en un barrio industrial del Bilbao de 1974, en medio de las dificultades económicas y políticas de las postrimerías del franquismo. “Es una historia de Bilbao, localista pero no por ello menos universal”, defiende Tellería. “Es el viaje iniciático de un chaval que quiere ser pintor en un entorno hostil, contrario a reconocer la belleza y el arte. Es la historia de gente que se rebela contra las dificultades que le impone el destino y trata de salir del agujero”.

La ciudad que retrata la película tiene como referencia los recuerdos de la adolescencia de Aitor Mazo, una mezcla del barrio de Santutxu y la desaparecida fábrica de Echevarría. Para recrear aquella estética el guión inventó un barrio que no existe. La película se rueda entre Zorrozaurre, Deusto y San Ignacio, buscando los restos del Bilbao gris e industrial, para recrear ese barrio imaginario que debió existir hace más de 30 años. La nueva cara de la ciudad debe quedar fuera, incluso en detalles como los parquímetros de la OTA o los graffitis recientes. La estética de la Ría, en cambio, alcanza el grado de “personaje cinematográfico” frente a la cámara de La máquina de pintar nubes. “La Ría es el corazón de Bilbao”, dicen los codirectores.

Mazo triplica su presencia en la película. Además de coguionista y codirector, es actor en el filme. Tellería cuenta que en el rodaje los dos irectores reparten responsabilidades. “Aitor se ocupa de los actores, del vestuario y la peluquería; yo, de los planos, la fotografía y la cámara”, explica. “Al final se produce una ósmosis, y queda un trabajo de equipo homogéneo”. En su papel de padre del protagonista, Mazo se deja dirigir por Tellería. En la mesa de montaje, reconoce, llegará el momento de la autocensura para depurar la interpretación.

Elorza es el protagonista de un drama que sus autores presentan como una película coral.Además de Mazo, cuentan con la participación de los actores Gracia Olayo, Santi Ugalde y Ramón Barea, pero la mayor parte de los jóvenes debutan en el cine, interpretando a personajes de 14 a 19 años. “Han sido la revelación de la película”, asegura Mazo. La gran virtud de Lander Otaola, Asier Oruesagasti y Loreto Mauleón, añade, ha sido “la ductilidad”.


Noticia importada de

http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/Patxo/Telleria/Aitor/Mazo/debutan/direccion/recreando/Bilbao/1974/elpepiesppvs/20080722elpvas_10/Tes/



Los comentarios están cerrados.